jueves, 31 de marzo de 2011

Alsasua-Urdiain: un primer proyecto que necesita continuidad




El paro es el gran reto de esta Comunidad foral pese a que algunos despistaos ya se han puesto a discutir si estamos o no en recesión y cuánto vamos a crecer por aquí o por allá. La realidad es que tenemos 45.000 personas en desempleo y que muchos de ellos residen en la Sakana, un espacio que siempre ha sobresalido por su perfil industrial.

Estamos hablando, fundamentalmente, de pequeñas caldererías, de carácter familiar, con productos bastante específicos (aunque también había I+D) y con un uso bastante extensivo de mano de obra. Ése ha sido el modelo de empresa que ha caracterizado a esta parte de la Comunidad foral. Por eso, una de las demandas tradicionales de sus autoridades ha sido el suelo.

El tema es que no dejo de preguntarme si ese modelo industrial es válido hoy, si no somos todos muy optimistas pensando que el polígono de Urdiáin-Alsasua va a actuar como el bálsamo de fierabrás que todo los problemas resuelve y, sobre todo, si en ese área, una de las más bellas de la Comunidad foral, por cierto, se ha reflexionado seriamente sobre su futuro más inmediato y sobre el cambio que están obligados a afrontar.

Puede que sea injusto lo que voy a decir porque se basa en comentarios muy subjetivos que me han transmitido gente que lo ha pasado muy mal. Sin embargo, tras conocer de primera mano alguno de los conflictos laborales más enquistados que se han producido en Sakana de un tiempo a esta parte, se pueden extraer dos grandes lecturas.

La primera, que muchos de los emprendedores o promotores, personas de la zona muy interesadas en invertir, generar riqueza y empleo en sus pueblos, se han encontrado más solos que el de la bandera

Segundo, que se han tenido que enfrentar a un entorno muy bello en lo paisajístico pero que no ha resultado especialmente seductor, por utilizar términos suaves. Creo que mientras no se remuevan esos obstáculos, en muchos casos de origen intelectual, propuestas como las del citado polígono de Alsasua pueden quedar como gestos de buena voluntad, pero insuficientes para alcanzar los objetivos que busca. Saludos



Share/Bookmark

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada